Productos que comprariamos sólo por su envoltorio

Cuando vamos a comprar no siempre vamos decididos a por un producto concreto, sino que vamos deambulando por pasillos cogiendo en muchas ocasiones artículos que ni siquiera teníamos en la lista y que en bastantes casos apenas necesitamos. Esto es una cuestión principalmente psicológica que afecta a cada uno de un modo diferente. Hay personas que compran gran parte de sus necesidades de una manera racional mientras que hay otras que lo hacen de un modo más emocional. En ambas partes, desde el departamento de diseño, podemos influirlas para que compren el producto que nos toca vender. Lo hacemos mediante el Packaging, probablemente el sector con más peso dentro de las artes gráficas debido a la inexistencia de la temida “crisis” dentro de esta variedad. Lo que os dejo aquí son unos cuantos ejemplos de lo que se puede llegar a hacer para llamar la atención de un producto dentro de un stand repleto de competidores. Espero que os guste y recordad seguirnos en @eadilusiones para más contenidos exclusivos y en nuestra revista de Flipboard, El Arquitecto de Ilusiones.

Fuente: Bestpsdtohtml

Sergio

Joyero de papel Fedrigoni

La histórica marca italiana de papel ya nos ha sorprendido en otras ocasiones con sus muestrarios de papel. En esta ocasión se trata de una caja joyero que alberga en su interior el catálogo del producto. Cuando te presentan un producto así es difícil decir que no, otra muestra más de la importancia de una apariencia adecuada a la hora de presentar nuestro producto. Los autores son Kidstudio, al pie os dejamos el enlace a Behance.

20130326-190037.jpg

20130326-190050.jpg

20130326-190146.jpg

20130326-190219.jpg

Fuente: Kidstudio
Sergio

Un packaging brillante para una joya

Hace ya mucho tiempo que se dejo de pensar que el embalaje de un producto no es importante. Sólo hay que ver las estanterías de cualquier gran superficial para ver lo importante que es el packaging a la hora de elegir un producto. Pero el caso que os traigo no es un paquete de detergente más, sino una caja para alta joyería nada, nada habitual. Me arriesgo a decir que sí os regalasen un anillo en esta cajita jamás adivinaríais que es lo que contiene. Y por supuesto, es de esas cajas que se guardan cual souvenir. El diseño es de Gerlinde Gruber una diseñadora de Viena, Austria. Si pincháis en su nombre podréis ver su portfolio en Behance.

20130325-192424.jpg

20130325-192258.jpg

20130325-192328.jpg

20130325-192344.jpg

Fuente: Gerlinde Gruber
Sergio